Cuidados para tus joyas

Todas nuestras joyas son de Plata de Ley 925 ,Una pieza compuesta por 925 milésimas de plata, o un porcentaje de 92,5% de plata pura, y 75 milésimas de cobre, o 7,5% de cobre expresado en tanto por ciento, será una pieza de la famosa Plata de ley 925.

Si es así, está considerado además como plata de primera ley. En el mercado por calidad y características es de las mejores que podemos encontrar.

Excepto las joyas de la firma Plata Pura, que son joyas en Plata de Ley 999 

La plata, y también la plata pura, es un material excesivamente dúctil y maleable. Su color similar al gris y presenta un brillo blanco que es susceptible al pulimento. No es un material al que le afecte el oxígeno y, por tanto, está exento de este tipo de oxidación. Sin embargo, es muy sensible al azufre y se oscurece cuando entra en contacto con este. Dos de sus características más importantes son su alta conductividad térmica y su alta conductividad eléctrica.

La Plata es un material precioso, que en principio puede someterse al sudor, al agua…, pero depende de la acidez de cada persona cabe la posibilidad de que nuestras joyitas se oscurezcan, pero eso no es ningún problema debido que este material se puede limpiar fácilmente y volver a brillar con su color original!
La Plata 925 se debilita y oscurece con el tiempo, deja de brillar. Si la pieza que tienes entre tus manos tiene estas características, entonces tiene la cantidad de plata adecuada para considerarse plata de primera ley.
Las dos maneras más fáciles de limpiar la plata son:
 
Agua y jabón: Pon tus joyas en un recipiente con agua muy caliente e incluso con agua hirviendo, añade un poco de jabón de lavar las manos y deja tus joyas en el interior durante 10 minutos, una vez las saques frótelas con un trapo de algodón (sirve la toallita de limpiar tus gafas) y finalmente sécalas con una bayeta. Tenemos unas gamuzas que van genial para limpiar la  plata. PUEDES ENCONTRARLAS EN LA WEB
 
Sidol Aladdin es un producto especial para la limpieza de Plata y lo venden en casi todos los supermercados y es muy económico. Una vez lo tengas coge un trocito del algodón de este producto y frota tus joyas de plata (si hay piedras, es mejor que el producto no toque la piedra ya que podría dañarla), una vez hayas frotado con el producto frota la joya con un trapo de algodón o gamuza para eliminar residuos del producto. Finalmente limpia la joya con agua y jabón y frotala con una bayeta.
Tus joyas quedarán igual de nuevas que el primer día que llegaron!